Polinización Natural

La polinización natural se ha constituido como un medio altamente efectivo para alcanzar una buena fecundación floral, este es un requisito indispensable, en la mayoría de las plantas, para el ‘amarre’ y la formación de los frutos. Con la polinización natural se obtienen frutos sanos, de mayor tamaño, de mayor peso y con un mínimo deformaciones. Todo esto se traduce en un mayor rendimiento del cultivo y, por consecuencia, en mayores ganancias para los productores. Así mismo, frutos bien formados y de tamaño adecuado, son los primeros requisitos (no los únicos) que se deben cumplir las posibilidades de comercialización en los mercados nacionales e internacionales.



La polinización natural, aunada al control biológico de plagas, permite a los agricultores ofrecer productos de primera calidad, que fortalecen la competitividad y la rentabilidad de sus negocios, que a su vez impulsan el crecimiento de los mismos.

Natupol

Megapol

Minipol

Tratamiento de las picaduras y alergias a los abejorros